Inicio 9 Sostenibilidad 9 Análisis de Ciclo de Vida

Análisis del Ciclo de Vida

Última actualización: 22 de abril de 2024
Autores: Teresa Ros, Silvia Solsona

Introducción

Se define ciclo de vida de un producto al conjunto de etapas consecutivas e interrelacionadas del sistema desde la adquisición de materias primas o generación de recursos naturales hasta su eliminación final (ISO 14040, 2006).

El objetivo clave del enfoque del ciclo de vida es obtener una visión global del conjunto del sistema a estudiar. Este enfoque permite tratar los aspectos ambientales más allá de los límites locales de los sistemas analizados, pudiendo detectar puntos críticos no evidentes y además, permite identificar posibles transferencias de cargas ambientales a lo largo de la cadena de fabricación, o de un medio a otro, transferencia geográfica, o bien transferencia entre impactos, al tiempo que se intenta minimizar los impactos ambientales en otros lugares (Baumann and Tillman, 2004; Fullana-i-Palmer and Puig, 1997).

Figura 1. Diagrama de Ciclo de Vida aplicables al sector de recubrimientos cerámicos, Declaración Ambiental de Producto, recubrimientos cerámicos españoles, (GlobalEPD 2019)

Desde el punto de vista del fabricante, el enfoque del ciclo de vida facilita la identificación de oportunidades para mejorar el comportamiento ambiental del producto, y para obtener argumentos que aumenten la competitividad, mejoren la imagen de la empresa y reduzcan los costes económicos.

Análisis de Ciclo de Vida

El análisis de Ciclo de Vida (en adelante ACV) es una metodología para la evaluación de las cargas ambientales asociadas al ciclo de vida de un producto, proceso o actividad mediante la identificación y cuantificación del consumo de los recursos y de los residuos emitidos al entorno, con el fin de analizar el impacto de éstos sobre el medio ambiente y evaluar e implementar posibles mejoras (ISO 14040, 2006).

El ACV es una técnica de soporte en la gestión ambiental, pero puede no ser siempre la técnica más apropiada a usar en todas las situaciones. Los estudios de ACV se componen de 4 fases de trabajo interrelacionadas, tal y como se expone en la Figura 2. Además, también se muestran algunas aplicaciones directas.

Figura 2. Etapas de un ACV (ISO 14020, 2000)

  • Definición de objetivos y alcance: los objetivos determinan la metodología a seguir, amplitud, o el grado de detalle de los datos a utilizar. El alcance del estudio debe ser el adecuado para la consecución de los objetivos del estudio. Deben especificarse aspectos como la función del sistema del producto bajo estudio, la unidad funcional, los límites del sistema, los requisitos de calidad de datos, etc.
  • Análisis de inventario: consiste en la recopilación de las entradas y salidas de materia y energía del sistema a estudiar, refiriéndolas a la unidad funcional definida en la fase anterior. Es la más costosa de un estudio de ACV. El grado de detalle, tanto de los procesos unitarios, como las entradas y salidas, dependerán del objetivo y alcance marcado.
  • Evaluación de impacto ambiental: interpretar los datos compilados en la fase del inventario, analizando y evaluando los impactos ambientales producidos por las cargas ambientales cuantificadas en éste. Aquí, se transforman los centenares de datos de entradas y salidas del inventario, en un número reducido de impactos ambientales con el fin de comprender mejor su importancia ambiental.
  • Interpretación: es la fase final de un ACV, en la cual, se resumen y se discuten los resultados del inventario y de la evaluación del impacto ambiental, asumiendo las hipótesis y limitaciones asociadas a los resultados y a la metodología aplicada, modo de obtención de datos, análisis de calidad de datos, etc.

Figura 3. Esquema metodológico del ACV

Autores

Teresa Ros, Silvia Solsona